viernes, 3 de octubre de 2008

Santa Catalina de Siena, Doctora de la Iglesia


Explicación de Catalina a su confesor, el Beato Raimundo de Capua, del estado en que se encuentra el alma que ha llegado a la suprema unión con Dios:

El alma que ve su nada y sabe que todo su bien está en el Creador, se abandona tan perfectamente y se sumerge de tal modo en Dios, que toda su actividad a Él se dirige y en Él se ejercita. Ya no quiere salir más del centro donde ha hallado la perfección de la felicidad; y esta unión de amor, que cada día aumenta en ella, la transforma en Dios, por decirlo así, de tal modo, que no puede tener otros pensamientos, ni otros deseos, ni otro amor que Él; pierde todos los recuerdos; nada ve sino en Dios y no se acuerda de sí ni de las criaturas sino en Él. Está como sumergida en un océano, cuyas profundas aguas la cercan. Nada percibe sino lo que hay en esas aguas. Puede ver los objetos exteriores que allí se reflejan; pero los ve en el agua solamente y tales como están en el agua.

Éste es el verdadero y legítimo amor de nosotros mismos y de las criaturas; es el amor que no puede perdernos, porque el alma sigue entonces la voluntad divina: Nada desea y nada hace fuera de Dios.


El mismo Dios le dice a Catalina:

No ames a la criatura fuera de mí, como el que bebe el agua sacando el vaso fuera de la fuente y se le queda vacío sin percatarse. Bebe sin sacar la criatura de la fuente que soy yo, fuente de agua viva.

Carta 52 a Fr. Jerónimo de Siena 1 p.302

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Santa Catalina parece como si hablara de la vacuidad budista.

Marta Chemes dijo...

Asun...me suenas a fuente inagotable de interés y búsqueda...La alegría del conocimiento se espeja en cada pedacito de tu blog...el conocimiento que construye la Inteligencia Emcional...la que alienta el crecimiento espiritual (no el pensamiento mágico...) El asombro,me hace bien!!!