martes, 11 de noviembre de 2008

Santa Teresa de Jesús


Vuestra soy, para Vos nací,
¿qué mandáis hacer de mí?

Vuestra soy, pues me criastes;
vuestra, pues me redimistes;
vuestra, pues que me sufristes;
vuestra, pues que me llamastes;
vuestra, porque me esperastes;
vuestra pues no me perdí.
¿Qué mandáis hacer de mí?

Veis aquí mi corazón,
yo le pongo en vuestra palma,
mi cuerpo, mi vida y alma,
mis entrañas y afición;
dulce Esposo y redención
pues por vuestra me ofrecí.
¿Qué mandáis hacer de mí?

1 comentario:

SOL dijo...

Agradecimiento de la criatura a su hacedor. Devolución voluntaria y deliberada de lo recibido. La confianza basada en el amor.