viernes, 20 de febrero de 2009

Rainer Maria Rilke















MI VIDA NO ES...

Mi vida no es esta hora abrupta
en la que me ves precipitado.
Soy como un árbol ante mí decorado,
no soy más que una de mis bocas,
la primera que habrá de callarse.

Soy el intervalo entre dos notas
que sólo con dificultad armonizan,
porque la de la muerte subir más alto quisiera...
Pero, ambas, vibrando en la pausa oscura,
se han reconciliado.

Y el canto es hermoso.


2 comentarios:

Sol dijo...

Y el canto es hermoso

Tu canto es hermoso

angélica beatriz dijo...

/Soy el intervalo entre dos notas.../

Qué bella descripción de esos momentos de la vida donde nos enfrentamos a dos caminos, bellos pero desconocidos, y donde habremos de elegir uno, casi sin pensar, porque "... al volver la vista atrás, se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar".

Ayer vi una película donde la protagonista se acordaba de su padre porque él siempre le decía: "cuidado con el espacio que está entre los dos muros", refiriéndose al vacío que se tiende entre la vida que vivimos y la anhelada...

Muchos besos querida Asunción.