lunes, 19 de enero de 2009

Oid














Soñé…¡sueño!
No soy un cuento.
Vengo de más lejos…
Soy y vengo del sueño.
Y digo que soñar es querer, querer, querer…
Querer escaparse del espejo,
querer desenvolverse del ovillo,
querer descoyuntarse de la dulce rosquilla de los cuentos,
Querer desenvolverse… prolongarse.
Soñar es decir 4 veces,
o 44 veces,
o 4.444 veces, por ejemplo:
Yo no quiero,
yo no quiero,
yo no quiero,
yo no quiero,
verme en el tiempo
ni en la tierra
ni en el agua sujeto…
Quiero verme en el viento,
quiero verme en el viento,
quiero verme en el viento,
quiero verme en el viento.

Quiere el hilo,
sueña el hilo,
en la espadera,
sueña el hilo que saldrá
algún día…
¡un buen día!
hecho manto
del telar.

Lo que pasó bajo la curva de los cielos
se prolonga bajo los huesos de mi cráneo.
Lo que soñé en la tierra y en el vientre fecundado de mi madre
lo sigo aquí ahora sobre la piedra oscura de mi almohada.
¡Fui semilla que quiso ser espiga…
y soy espiga que sueña en ser pan ácimo!

León Felipe. "Llamadme publicano"

3 comentarios:

Sol dijo...

Gaudiosa, estaba en la reflexión del post anterior y hoy le das nuevo valor, un enfoque lírico: amar es la semilla que quiere ser espiga, y la espiga que sueña ser pan ácimo.
Amar es, también, ser parte de, integrarse en, reconocerse, participar, nutrir a, propagar la luz y la vida...
Amar es ser como tu.

Miren dijo...

Puesto q vivo quiero evolucionar. Si semilla en planta, si gota en mar,si roca en polvo, si polvo en cristal.

Gaudiosa dijo...

Y además de todas tus virtudes, poeta.
Gracias. Muy bello, como tú, cristalina y luminosa Mirentxu.