sábado, 21 de marzo de 2009

Víctor Hernández Cruz













LADO 4

SENTADO en el puente de Brooklyn por la noche
mientras miro las luces eléctricas
el centro incendiado
pienso en las muchas semillas dentro de una maraca
si cada semilla fuera como una luz
todas cogidas de la mano
el mundo se convertiría en un caballo
y empezaría a galopar
podemos montarlo
podemos cabalgar

3 comentarios:

angélica beatriz dijo...

¡Qué bella analogía nos compartes mi querida Asunción!

De seguro Víctor Hernández tiene razón al imaginar la fuerza sublime de la unión...

Ya decía bien Baruck Spinoza que "el hombre complementa al hombre..."

Un beso grande mi amiga linda.

RECOMENZAR dijo...

Bueno te leo me gusta te dejo con un beso

estherpino dijo...

Manos unidas entre sí. Juntos podríamos tantas cosas para el bien común...
Preciosa imagen para un texto inspirador.
Un abrazo.