martes, 24 de marzo de 2009

En busca del universo invisible



















Cicerón decía que la justicia, la aplicación del Derecho, es la mayor de todas las virtudes. Pero el Derecho suele ser despreciado por los cultivadores de otras disciplinas (científicas o técnicas) a causa de las limitaciones espaciales y temporales de su vigencia, y también por la mayoría de los comerciantes, industriales y financieros, que lo consideran un estorbo para la ejecución de sus planes y una traba engorrosa para sus negocios. Son como la paloma de la metáfora kantiana: que cree que sin aire volaría mejor, cuando, sin aire, no podría volar de ninguna manera. Porque no hay ciencia, técnica o negocio, que, fuera del seno de una sociedad humana organizada, pueda surgir, conservarse, ni progresar. Y ninguna sociedad humana puede subsistir ni desarrollarse sin la efectiva existencia de unas normas jurídicas que determinadas personas han de conocer, interpretar, aplicar. Podría afirmarse en latín que ubi homo, ibi societas; ubi societas, ibi ius (donde hay hombre hay sociedad, y donde ha sociedad hay Derecho) como una génesis cronológicamente sucesiva, si no fuese porque, como decía Jesús Fueyo Álvarez, "el hombre no existe, el hombre coexiste". Por esencia, el ser humano está abierto al mundo en general y a los demás seres humanos en especial. Exagerando un poco, podría decirse que es un "trozo de sociedad que anda". Y como el hecho social es inviable sin Derecho, la sociedad (y por ende el Derecho) son elementos constitutivos del ser humano. En España, puesto que un Derecho eficaz apenas existe, el factor asociativo es muy débil, y, en lo psíquico, el ser humano está deficientemente constituído como tal.

Luis Martos Herbás: En busca del universo invisible


1 comentario:

Urania dijo...

Y así nos va. Gerifaltes varios equilmando el país (y el planeta) mientras asistimos de manera pasiva a esta absoluta falta de respeto público a todos y a todo.
Se sienten impunes ante la Justicia ya que actúan con total impunidad al modificar la Ley según sus intereses.