lunes, 4 de mayo de 2009

Sinestesia














Absorta y reverente,
con las alas cerradas,
la mariposa aprende
en la prosa olorosa de la rosa.

Luego, cuando las abra,
devolverá al paisaje,
transformado en colores,
su perfume.


Ángel González: Palabra sobre palabra

8 comentarios:

estherpino dijo...

Admiro a Ángel González y tengo varios libros suyos, pero no conocía este poema. ¡Precioso!
Muchas gracias por compartirlo.
Un abrazo.

Pele Ón dijo...

no sabes si hueles los colores o te extasias visualmente con el perfume, sinestésico total.
Bss

Gaudiosa dijo...

Esther, me alegro que te haya gustado. Ángel González es un poeta sorprendente y comparto tu admiración por él.
Un beso.

Gaudiosa dijo...

Pele Ón, se nota que lo has probado. Es una experiencia magnífica y a la vez sencilla de la Belleza. Es el milagro de las flores.

Besos.

José Del Moral De la Vega dijo...

Una poesía bella y profunda, Asun.
Quizá algún día la física cuántíca nos permia deducir, mediante algoritmos, lo que la poesía ha descubierto con la intuición.
Un abrazo

Tordon dijo...

Primaveral y admirable tropo de sensaciones, recolectora Gaudiosa.

Bss

Gaudiosa dijo...

Querido Pepe, yo también creo que la poesía nos descubre el mundo.
Un abrazo.

Gaudiosa dijo...

Apreciado Tordon, yo voy libando como la mariposa, libre de flor en flor.

Bss.