sábado, 25 de febrero de 2012

Las seis patas del amor de pareja


El amor interpersonal es como un animal de seis patas que para poder andar necesita que cada uno de sus miembros funcione adecuada y coordinadamente. Con una sola de las extremidades dañadas se inmoviliza. Inerte y desanimado, se echa al abandono. Se va acabando, gastando, muriendo por inanición. Esa es la ley intrínseca de una buena relación. Cada uno de los componentes debe estar activo, vivo y "coleando".

Las patas son:

1. El deseo - atracción. Es decir, ganas a raudales por el otro. No adicción enfermiza, sino simple deseo.
Una inclinación a estar con la persona amada, agarrada, besada, tocada, abrazada, sobada; en fin, hacer contacto directo, no virtual. Si hay que hacer mucho esfuerzo para que los atractivos produzcan el acercamiento esperado, la cosa va por mal camino. Cuando el deseo está activo, la explosión de los sentidos ocurre espontáneamente y sin tanta cháchara.

2. El humor - sintonía. No hace falta ser almas gemelas -no existe la clonación espiritual- tener que reírse a coro o andar pegados de un cordón umbilical invisible. Lo que se pretende, sencillamente, es estar del mismo lado en lo fundamental.
Gustos similares, indignaciones parecidas y fascinaciones congruentes. Si alguna vez te encuentras explicándole el chiste a tu pareja, llama a tu abogado. Desgraciadamente el humor no puede enseñarse.

3. La admiración. No hay vuelta de hoja, si no hay admiración no hay amor. Se puede admirar a alguien y no amarlo, pero lo contrario es imposible.
Cuando el reconocimiento por la valía de la persona que supuestamente amamos deja de existir, se pierde la esencia. Todo se desmorona, porque de ahí al desamor hay un paso. Sentir admiración no es hacer un culto a la personalidad (eso se llama sometimiento), sino estar contento y orgulloso de estar emparejado. La admiración no se aprende, se descubre. No se pueden inventar motivos para elogiar: los hay o no los hay.

4. La sensibilidad - compasión por el otro. La indiferencia por la pareja, la mayoría de las veces, es producto de una educación que exalta el egoísmo. De todas maneras, si no duele el dolor de la persona que amamos ni nos alegra su alegría: alerta roja.

5. El respeto. Hay parejas que se han acostumbrado al mal trato y soportan la violencia interpersonal como algo natural y hasta necesario, pero no es así. El irrespeto es inaceptable bajo todo punto de vista y destructivo sin excepción. Si violan los derechos de cualquiera de los integrantes de la relación, la enfermedad afectiva ha hecho mella: se recomienda tratamiento urgente.

6. La comunicación. Hay que hablar. Sin llegar a la verborrea insufrible de los que necesitan discutir y aclarar cosas todo el tiempo, hay que dejar el canal abierto y la antena desplegada.
Las conversaciones con la pareja siempre son recomendables, si no son agresivas. Cuando no hay diálogo, la relación se vuelve muda y sorda, es decir, se acaba.

La experiencia ha mostrado que con los elementos mencionados el afecto se desplaza, avanza, crece y se enriquece. En el momento en que una relación se estanca puede haber una calma aparente y cierta sensación de paz. Sin embargo, la mugre lentamente va depositándose en el fondo hasta ensuciarlo todo.

Extraído de Amores altamente peligrosos, Walter Riso.

9 comentarios:

Silvia Plana Pintoretto dijo...

Si una cojea, comienza la cuenta atrás...seis, cinco, cuatro, tres, dos, uno, CERO!!!...eso es lo que tienen los Amores altamente peligrosos, se suelen quedar en ná. Lo bueno es que siempre se aprende mucho en el recorrido, tanto a la ida como a la vuelta.
Beso en tu GauDIOSAidad

José Del Moral De la Vega dijo...

Es cierto, Asun, el amor hay que disfrutarlo y cultivarlo.

angélica beatriz dijo...

Siempre he pensado que el amor de pareja es una carreta, y que a veces tira uno de los dos y otras veces el otro.

Lo importante es no soltar esas riendas y el cuidado que se le da al amor.

Un beso, querida Asun.

Ariadna dijo...

hola que tal! estuve visitando tu blog y me pareció interesante, Me encantaría enlazar tu blog en los míos y de esta forma ambos nos ayudamos a difundir nuestras páginas. Si puedes escríbeme a ariadna143@gmail.com

saludos

Blasco Máximo dijo...

Fotógrafo especializado en foto-periodismo artístico de bodas. Realización de bodas en toda España.

www.ababeli.com

Un saludo.

Reyli -LD dijo...

Muy de acuerdo, aunque si me permites mencionarlo creo que también debe considerarse la confianza, como una sétima pata. Si no hay confianza, si hay dudas entonces no hay nada. Comunicación, confianza y respeto, son los más importante. Lástima que hoy día la gente ponga en primera instancia aspectos como la atracción física y el sexo, desvirtuando las relaciones de pareja y transformándolas en meras facilitares de la complacencia propia.

Fabio Pássaro dijo...

Estimado

Mi nombre es Fabio y soy el propietario de la pagina www.plumasyespadas.com, un sitio de escritura que trata de realzar la libertad de expresión.

Estuve viendo tu sitio y la verdad me gusto muchísimo. Tiene historias muy muy interesantes.

El motivo de este mail es comentarte que nosotros tenemos una sección donde incluimos este tipo de artículos, y te quería preguntar si estás interesado en darle difusión a tu blog poniendo algunas notas en nuestra página.

Espero te interese y perdón por la molestia. Te paso mi mail por si es así. Es plumasyespadas@hotmail.com

Un gran abrazo!

Fabio

Anónimo dijo...

lamentablemente yo estoy paralita las 6 patas no funcion

http://cartaastral.blogdiario.com/ dijo...

http://cartaastral.blogdiario.com/